Los beneficios de Amazon vienen por una actividad desconocida, no por el negocio con el que todos la relacionamos

Jeff-BezosTodos las grandes firmas de distribución en España tienen un pánico a Amazon que alcanza la paranoia. Les gustaría borrarlo, eliminarlo de la faz de la tierra, por lo mucho que ha revolucionado su negocio en el último lustro. En privado atacan a la compañía norteamericana por no pagar los impuestos debidos y sortear buena parte de las regulaciones comerciales. En público piden al Gobierno que les eche un cable, que cambie las normas del partido porque con las que hay ahora mismo van perdiendo.

A la empresa de e-commerce le ha pasado en los últimos como a su jefe Jeff Bezos: de ser un nerd que no aguantaba la mirada a finales de los 90, se ha convertido en un doble cachas de Lex Luthor, no sabemos si tan malvado. Observen

https://platform.twitter.com/widgets.js

El cambio físico es asombroso, qué duda cabe que a mejor. Pero la empresa del señor Bezos ha vivido la misma evolución. De ser una modesta tienda electrónica centrada sobre todo en la venta de libros, a convertirse en un musculoso gigante que amenaza, y no es broma, con dominar el mundo. En 2017 Amazon dio algunos pasos para estar presente en todas las iniciativas de consumo diarias que emprenda un ciudadano dentro y fuera de Estados Unidos. Ríos de tinta y de bits corrieron por la compra de Whole Foods Market en verano, primera apuesta en serio por el retail más clásico y alejado de su core y que ya ha producido los primeros efectos en la tienda especialista norteamericana: un informe de Barclays asegura que se ven más “estanterías vacías” de lo habitual en tiendas de la compañía. ¿Qué estarán tramando?

Los de Bezos sólo destacan que están “bajando los precios” para transformar una tienda orgánica con halo de elitista (la alimentación de calidad en Estados Unidos no está al alcance de cualquiera) en algo mucho más masivo. Pero en realidad unos y otros tienen claro que la empresa de Seattle hará de WFM algo mucho más relevante de lo que es ahora. Así ha sido, hasta ahora, con casi todo lo que ha tocado.

En España, su movimiento más ambicioso está previsto para septiembre con la apertura de un megacentro logístico en Barcelona, el más grande de Europa. Pero será solo el principio: la red de almacenes por el país está ya diseñada.

De igual modo, la compañía ha lanzado con Amazon Flex una opa a las mensajerías que hasta ahora eran sus socios: ofrece unos precios muy competitivos y una alta flexibilidad para que trabajen directamente con ellos. Su objetivo a medio plazo es dejar de externalizar los servicios de mensajería, clave en su modelo de negocio, y entregar los productos a sus clientes a través de autónomos que se mueven a través de una app que la propia Amazon controle, no como hasta ahora donde los Seur de turno controlan su última milla

Su fuente de dinero apenas se conoce

Son movimientos que marcarán el futuro del consumidor en los próximos años y que los gigantes de la distribución europeos -en su mayoría mastodontes forjados en las décadas de los 80 y 90- vigilan con lupa, pero que no quitan el sueño a Bezos y los suyos. Ni siquiera necesitan ahora mismo establecer una cadena logística perfecta en productos frescos para ganar dinero.

Resulta que los ingresos no le vienen a Amazon por las cosas que vende y entrega en tu casa. Y ahí reside una de las fortalezas más inquietantes de esta compañía. Aunque es conocida por todos por su operativa logística, por enviar productos a domicilio a través de su web en varios clics, es otra línea de negocio la que le da beneficios y permite mantener las pérdidas en su negocio principal. Amazon pierde dinero con aquello por lo que la conocemos, y gana dinero ahí donde no se la espera: los servicios en la nube o Amazon Web Services.

Repasemos, si no, las últimas cuentas publicadas por la compañía en octubre. Amazon Web Services (AWS), la filial de cloud computing, fue de lejos la división más rentable, con 2.977 millones de dólares en los 9 primeros meses del año. Para ese brutal beneficio tuvo que facturar apenas 12.346 millones de dólares lo que proporciona una tasa de rentabilidad del 30%. Sólo en el último trimestre, según las mismas cuentas, incorporaron a sus servidores a Toyota Racing Development, Randstad, Grail (empresa especializada en detección de cáncer), Hulu y Fico.

Esta es una actividad de las llamadas B2B (business to business) y no B2C (business to consumer). Por ello digo que es una actividad desconocida: al estar focalizada a clientes empresariales y no en el cliente final, la mayoría de los usuarios de Amazon posiblemente no sabrán que la empresa pierde dinero por las ventas que ellos hacen y lo ganan en AWS.

En Europa opera con pérdidas

Esta mina de oro de los servicios web permite a Amazon tener otros servicios donde el margen es bajísimo, y es responsable de que tantas personas consideren que su relación calidad precio es insuperable. En su principal mercado, el norteamericano, vende 68.808 millones de dólares con unos gastos operativos de 67.664. Es decir su rentabilidad es apenas del 1,6%, aquí sí mucho más próxima a lo que son los márgenes de un negocio retail tradicional.

Y en cuanto a su división internacional, aquella donde están metidas las operaciones españolas y europeas, Amazon directamente opera con pérdidas. Son 2.000 milloncejos de dólares los que pierde la empresa pero, y atentos a este dato, ha casi triplicado sus ventas en los últimos 12 meses. Sí, lo han leído bien, las ventas de Amazon en mercados extranjeros han pasado de 13.000 millones en los nueve primeros meses de 2016 a 36.000 millones en esa misma fecha de 2017.

En España, la ingeniería fiscal ha permitido hasta ahora ocultar las ventas reales de la compañía. El día que conozcamos este dato consolidado, los números nos asustarán. Espérense cifras de varios miles de millones de euros. ¿Tal vez 5.000 millones? Quizá no tanto. Especular es gratis, pero tengan en cuenta que El Corte Inglés vendió 15.505 millones de euros en 2016 principalmente en España. En apenas un lustro, Amazon ya puede suponer alegremente un tercio de esta facturación. ¿Quién para a este fenómeno que nos acabará comprando a todos?

Anuncios

2 comentarios en “Los beneficios de Amazon vienen por una actividad desconocida, no por el negocio con el que todos la relacionamos

  1. Hola, efectivamente AWS es cada vez más importante para Amazon, el tema es que los usuarios de AWS son empresas y por tanto tiene menos visibilidad. La única empresa que le puede hacer sombra es google, porque Microsoft tiene una oferta mucho más pobre, y empresas como IBM han perdido este tren.
    Google está haciendo mucha presión y esperemos que lo siga haciendo porque si no en efecto tenemos un futuro “interesante”

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s