En defensa del ‘Peseto Loco’: es injusto criminalizar a los taxis

Conocí a Nacho Castillo el ‘Peseto Loco’, hace 3 meses. En mis manos cayó una sentencia judicial que decía que este taxista había sido condenado por disparar con una pistola de balines a un vehículo VTC. El tema tenía gracia porque el Peseto Loco era el líder en Madrid (aunque él lo negara) de Élite Taxi, la asociación de taxistas radical que se fundó en Barcelona plantando guerra de guerrillas a Uber y Cabify y se expandió por la península. Cuando hice una búsqueda me encontré con un perfil en Facebook que realmente me sorprendió: un musculado taxista con un brazo como mi cabeza de grande, tatuado y boxeador. Daba para película, incluso para miniserie. Un personaje que irremediablemente recordaba a Robert de Niro en ‘Taxi Driver’, del que él mismo dijo ser admirador según la sentencia judicial por la que fue condenado a un delito leve de daños, las antiguas faltas, en 2016, que conte en Vozpópuli en marzo.

Obviamente, antes de hablar sobre él, tenía que hablar con él, y lo hice por su medio favorito: Facebook. Eran las 10 de la noche de un martes y rápidamente me respondió. Aunque al principio su imagen me atemorizaba un poco y no faltaba quien me decía que “tuviera mucho cuidado”, encontré que Nacho no se sorprendió de que le contactara e incluso me lo agradeció. Tenía más cosas que contar de las que parecía. Reconoció los hechos, dio su explicación de qué pasó, aseguró que lo hizo para encubrir un amigo y se mostró muy amable conmigo.

Desde entonces nos quedamos como amigos en Facebook y así pude seguir sus andanzas sindicales y sus reivindicaciones antiVTC. De vez en cuando me llamaba o me pasaba audios en los que aseguraba que los VTC no eran santos, me pedía que publicara cosas. Obviamente yo no podía dar voz a cada una de las reivindicaciones de uno y otro bando.

Nacho es un líder natural. A través de Plataforma Caracol, viralizaba por facebook noticias en defensa de su sector y en contra de “las cucarachas”, nombre que dan a Uber y Cabify. Era el perfecto alter ego para Tito Álvarez en Barcelona, otro líder sindical, también de Elite Taxi. Gente con mucha verborrea y poca prudencia ante los medios, que descubrieron una mina en ellos.

Entonces, hace aproximadamente un mes, me encuentro esto.

peseto

Nacho Castillo, alias Peseto Loco, junto a Melisa Ruiz, la jefa del grupo neonazi Hogar Social Madrid. Esta foto y las investigaciones que hice después daban una vuelta de tuerca más al tema. Parecía haber gran conexión personal y tal vez ideológica entre este representante sindical y el HSM. Llamaba la atención, porque todo lo que suene a nazi parece que siempre asusta bastante, pero decidí no hacer nada. Pregunté pero no publiqué nada. Observé que la conexión taxistas-neonazis no era más que algo personal de Nacho, que no lo escondía, y para nada generalizable al sector. Pensé que no quería criminalizar a nadie y que cada uno tiene su posición y elige a sus aliados, aunque no parezcan los mejores.

Incluso en la manifestación del pasado martes, cuando Pablo Iglesias bajó a la plaza de Neptuno desde el Congreso y su acompañante Julio Sanz recibió un huevazo, la pancarta azul de Hogar Social Madrid en defensa del taxi, donde no había ninguna referencia a la extrema derecha pero que ellos habían realizado con sus propias manos, saludaba al líder de Podemos mientras este aplaudía. Nadie, sólo unos pocos sabíamos de esa paradoja, a la que, repito, yo no quise dar importancia más allá de los friki o lo curioso. Quien sabe si de ellos salió el huevo que impactó en Iglesias. Desde luego que lo tenían justo en frente como veis en esta foto que saqué yo: “Frente a las multinacionales, defiende el taxi”.

P_20170530_135200

Lo que pasó después ya lo sabemos. Este jueves David López Frías, compañero de El Español al que no tengo el gusto de conocer, hizo un perfil de Peseto Loco tras haber hablado con él. Declaraciones como ” ¿Cómo voy a ser yo de extrema derecha, si tengo amigos gays?” o “si quieren guerra, moriremos matando” eran demasiado jugosas como para no destacarlas. No culpo al compañero que lo publicó, que no sigue día a día el conflicto de la movilidad en España y se encontró con ese perfil tan cinematográfico, el sueño de cualquier periodista. Pero lo que vino después ha sido muy injusto.

Nacho es una persona respetada por los suyos, que lo consideran honesto y consecuente

Peseto Loco fue trending topic en Twitter y ha generado miles y miles de tuits y memes. Parece que era el personaje que muchos estaban necesitando para justificar o reafirmar su poco cariño hacia el gremio del taxi. Un grupo de 100.000 trabajadores que se ha ganado a pulso la situación paradójica de que si ni siquiera mucha gente en la izquierda los defiende.

Su nombre, su imagen y sus declaraciones sin medir levantaron una bola de viralización que creo que Nacho no se esperaba. Incluso La Sexta hizo un reportaje sobre él este mismo jueves, poniendo sus fotos, videos de sus manifestaciones y diciendo que ha sido detenido, algo de lo que la sentencia que tengo en mis manos no dice nada y que él niega.

Una injusticia

No me ha sorprendido lo ocurrido, porque creo que en el mundo de hoy es muy peligroso exponerse en las redes sociales de esta manera. Los tuiteros son crueles y han entrado a piñón contra Nacho, quedándose como no puede ser de otra manera en el eslogan más corto o en el chiste fácil. Como yo he hablado con él en multitud de ocasiones y sé como piensa, como sé que no está loco para nada sino que es una persona con convicciones firmes y que cree que la lucha es el único camino, tengo la obligación de ir un poco más allá.

Nacho tiene una pesada hipoteca que él mismo ha reconocido, una deuda de 165.000 euros para trabajar el taxi. Este y no otro es el problema, de él y de tantos. El sistema de licencias de taxi se ha convertido en una gigantesca burbuja que vivía de que no hubiera competencia. Pero en 2017, el consumidor exige poder elegir. Los clientes se escapan de entre las manos, y no tiene sentido impedir que eso ocurra si es lo que los consumidores quieren.

Habrá que buscar una forma de solucionarlo. En Francia han propuesto recomprar licencias de taxi con dinero público.  Puede ser una solución, pero hay otras más, como un impuesto para los VTC con el que se vaya financiando un fondo de transición, tal y como han dejado caer en Cabify.

Sólo pido a todos los que habéis conocido ayer a Peseto Loco que no nos quedemos en los comentarios de trazo grueso sobre él ni los ampliemos a toda una profesión. En un Estado social de derecho como el que tenemos nadie debe quedarse atrás, ni siquiera ellos, por muchas quejas que hayan provocado en la población. Es la obligación del Gobierno buscar una solución, aunque mucho me temo que sólo esperarán a ver si Bruselas dicta algo en algún momento de la próxima década.

Anuncios

2 comentarios en “En defensa del ‘Peseto Loco’: es injusto criminalizar a los taxis

  1. Cualquiera que haya hablado con Peseto aunque solo sean 10 minutos, y no solo hablar, con leer sus whatsapp o mensajes, ya sabe cómo es él. Porque se muestra cómo es, y el Peseto es tal y como lo has descrito. Un luchador fiel a sus ideas y a su gente. Un taxista de los que presta su taxi para salvar vidas en caso de tragedia, de los que realizan servicios urgentes gratuitos. El problema es q no lleva traje y corbata, lleva camiseta negra y cresta, y escucha AC⚡️DC. 🤘🏻
    Un abrazo para Nacho. El que no te conozca, él se lo pierde.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s